Comparativa

Comparativa: Hyundai i30 (2017) contra 4 rivales compactos

Versiones comparadas:

Luis Meyer

12/03/2017 - 11:18

Ya sabemos que el nuevo Hyundai i30 es un compacto muy logrado, pero, ¿es capaz de mantener el tipo frente a la competencia más dura? El resultado de esta comparativa del Hyundai i30 (2017) contra 4 rivales compactos te va a sorprender.

Enfrentamos al nuevo Hyundai i30 a sus principales rivales, y lo sometemos a la dureza de nuestros puntos. ¿De qué es capaz el compacto coreano? Te vas a sorprender. Comparativa: Hyundai i30 vs 4 rivales compactos.

Peugeot 308 PureTech 130 

Una de las muestras de que menos, puede ser mucho más. Su motor de tres cilindros rinde 130 CV y 230 Nm, y en aceleración se impone incluso al Mégane, más potente todavía. Sube de vueltas con ganas y la sensación es la de llevar un motor mucho más grande bajo el capó. Las vibraciones se mantienen en unos límites aceptables, y uno se acostumbra enseguida a su peculiar sonido, que nunca llega a ser excesivo.

El problema es que el comportamiento no se corresponde con tan generosa mecánica. No es tan estable como el Mazda, golpetea más sobre piso bacheado qu el Renault, y la dirección no es lo precisa que debiera, por lo que obliga a ir atento para mantener la trayectoria. 

Puesto 5, con 486 de 750 puntos.

Así es el Hyundai i30 Wgon:

Renault Mégane TCe 130

Es un coche que busca diferenciarse. Y lo logra, aunque no siempre para bien. ¿Maletero grande y capaz? Eso lo deja para otros. ¿Buena ergonomía? El salpicadero la sacrifica en favor de diseño y 'charme' francés, con una enorme pantalla táctil muy bonita, pero no precisamente intuitiva. Definitivamente, en el Renault la forma va siempre un paso por delante de la función.

Sus puntos fuertes comienzan al arrancar. Uno se siente bien agarrado en sus firmes asientos deportivos opcionales. El 1.2 con 132 CV y 205 Nm es potente... Pero obliga a estirarlo todo el rato, por su excesivo agujero del turbo. Esto gustará a quienes gusten de las mecánicas turboalimentadas de la vieja escuela, pero refinamiento es otra cosa. En carreteras amplias es capaz de mantener un buen ritmo con aplomo y cierto confort, pero si entramos en carreteras de curvas y queremos realizar una conducción todo lo deportiva que promete su diseño... La dirección y los frenos enseguida encuentran sus límites.

Puesto 4, con 490 de 750 puntos.

Mazda3 Skyactiv-G 120

Es el único de la comparativa que prescinde del turbo, y en su lugar recurre a un dos litros de inyección directa con una compresión inusualmente alta. Rinde 120 CV y 210 Nm de par, y aunque tiene fuerza suficiente en cualquier situación, le falta el 'punch' de un turbo. 

A cambio, tiene una entrega de potencia lineal, no tiene problemas es subir de vueltas y se muestra despierto ante cualquier insinuación sobre el pedal del gas. Es un coche agradable de conducir, a lo que ayuda mucho su cambio manual de recorridos cortos y precisos, y sabiendo que su 2.0 litros es más ahorrador que cualquiera de sus rivales. En general tiene un comportamiento aplomado y seguro, y lo único achacable es un tarado del chasis demasiado duro que se resiente en asfalto irregular. Y su motor, aunque tiene un sonido atractivo, llega a ser demasiado ruidoso cuando se le exige.

Pesto 3, 496 de 750 puntos.

Opel Astra 1.4 Turbo EcoFlex

Frenada de emergencia con sistema de cámara, dirección activa con asistente de trayectoria, navegador con información de atascos en tiempo real, WLAN para acompañante... En el Astra, como en el Hyundai, no ha escatimado en tecnología. 

Una pena que su motor de 150 CV y 230 Nm se vuelva demasiado ruidos a partir de las 4.5000 vueltas, que las suspensiones no sean todo lo sensibles que debieran que el confort de rodadura se resienta en algunas ocasiones. Y hay pequeños detalles mejorables: el grafismo de la instrumentación es demasiado pequeños, al plegar las plazas traseras quede un escalón y la visibilidad perimétrica es escasa. A cambio, el Astra tiene un comportamiento muy estable, se siente ágil y deportivo al volante y sus frenos son intachables.

Puesto 2, 523 de 750 puntos.

Hyundai i30 1.4 T-GDI

El coreano no tiene fallos destacables. Tampoco especiales virtudes, pero eso lo convierte en un coche equilibrado y satisfactorio en general que, si nos atenemos a los puntos, es lo que suele dar la victoria. Nos gustaría que el mullido de los asientos fuera un poco más generoso, o que el consumo de su gasolina fuera un poco más bajo (aunque eso lo podemos decir de todos los coches de la comparativa).

Pero, aparte de eso, estamos ante un coche práctico, bien fabricado y atractivo. Las suspensiones tienen una respuesta más digna del segmento superior, la dirección es precisa y comunicativa y el motor de 140 CV y 242 Nm podría mantener también el tipo en coches más grandes. Es silencioso, potente y con un comportamiento refinado. Es el más prestacional de los tres según nuestras mediciones, por dentro es flexible y práctico, todo se ve moderno y bien acabado y, si tiras de la lista de extras, puedes hacerte con lo último en asistentes, al nivel del Opel.

Puesto 1 con 531 de 750 puntos.

¿Buscas un compacto que se adapte a ti? Encuéntralo rápidamente en nuestro recomendador.

Lecturas recomendadas

Todo sobre

Hyundai i30 i30 5P

Acabados de Hyundai i30 5P 2016 más populares:

Ver todos los acabados
Todo sobre Hyundai i30

Buscador de coches