Comparativa

Comparativa: Ford Focus ST y VW Golf GTD, eternos rivales

Versiones comparadas:

Noelia López

01/08/2015 - 12:11

Los eternos rivales se vuelven a encontrar y esta vez ponen 'toda la carne en el asado' porque enfrentamos a las dos versiones más potentes: el Ford Focus ST y el VW Golf GTD

Hace unas semanas comparábamos el Focus ST y el Golf GTi. Hoy, los compactos de Ford y VW se vuelven a enfrentar aunque, en esta ocasión, tengo la sensación que me voy a divertir más que en la anterior comparativa. Me toca analizar a los diésel más potentes de sus respectivas gamas, el Ford Focus ST y el VW Golf GTD ¡Que empiece la batalla!

Me siento en la obligación de empezar con el Focus ST. Los coches de Ford nunca fueron grandes ejemplos en comportamiento deportivo, si exceptuamos las versiones deportivas del Escort, pero desde la primera generación del Focus, los ingenieros de Ford pueden estar orgullosos de marcar el ritmo del segmento de los compactos en cuestiones de dinamismo. Solo ofrece un tacto similar el Seat León. En el caso del Focus ST, te puedo asegurar que es uno de los coches más excitantes de conducir de su segmento por varios motivos.

El principal de todos es que los pilotos de prueba han configurado un chasis que se adapta muy bien a su conductor. Te impresionará lo directa que puede ser su dirección y también su elevado radio de giro de 12,5 metros. Es decir, necesita 1,6 más que su rival. Eso sí, en una carretera de montaña o, incluso, en circuito es una gozada conducir un coche con una dirección tan precisa. No obstante, te acordarás de esta cifra cuando te toque aparcar el Focus ST en zonas estrechas.

Además, el chasis del Ford se guarda otro as debajo de la manga. El eje trasero puede ser muy divertido siempre que sepas aprovecharlo. Solo debes saber jugar con la zaga en los cambios de apoyo, dejar de dar gas en el momento oportuno y te encontrarás con el compacto de tracción delantera más divertido del mercado (con permiso del Honda Civic Type R). Este mérito no se lo va a quitar ni el Focus RS ya que, como bien sabes, será un tracción integral con unos 320 CV. ¡Estoy deseando probarlo que parece ser el arma definitiva! 

VW Golf GTD: mucho más convencional

Los chicos de VW no han querido tomarse muchos riesgos a la hora de crear el Golf GTD. No ofrece, ni de lejos, una puesta a punto tan agresiva como su rival, pero sí puede ser tan efectivo: pasarás rápido por las curvas pero en tu cara no se dibujará una enorme sonrisa de placer.

Así son los coches alemanes; frios, calculadores y muy equilibrados. El Golf GTD recurre a la legendaria fórmula de Volkswagen: no es especialmente bueno en nada, pero va sumando puntos poco a poco. 

Hablando de puntuación, toca analizar los consumos de los motores. Los bloques diésel de 2,0 litros ya ofrecen, sin mayores contratiempos, 180 CV de potencia. Hace unos años, esta cifra estaba reservada para los motores de elevada cilindrada (2,5 o 3,0 litros) que tenían un consumo medio de unos 7,5 l/100 km. Hoy en día, estos diésel deportivos se conforman con un gasto de tan solo 5,7 l/100 km (Focus ST) y 5,6 litros (Golf GTD). Son unas décimas más que los discretos propulsores diésel de 100 CV y la diferencias de prestaciones son abismales.

Tanto el ST como el GTD te permiten acelerar de 0 a 100 km/h en un máximo de 8 segundos y realizan los 400 metros desde parado en unos 15. Por si lo quieres apuntar: "Cualquier coche que se acerque a los quince segundos en la aceleración del 0 a 400 m corre mucho". En este caso, te dejarán con la espalda pegada en el respaldo. Se notan la enorme cantidad de newton metros de los dos coches. El Ford se desmarca con 400 Nm mientras que el VW se conforma con 380. Esos Nm extra del Focus los aprovecha para ofrecer una mejor capacidad de recuperación que si rival. Saca pecho, sobre todo, en el test del 80 a 120 km/h en sexta velocidad. Por cierto, anota que el Focus ST es algo más pesado que el Golf GTD. 

Toca arrascarse el bolsillo

Llega el momento de empezar a hablar de dinero. Te sorprenderá saber que, teniendo en cuenta las tarifas oficiales, el Focus ST es 715 euros más costoso que el Golf GTD. Pero, antes de decidirte, debes tener en cuenta las compañas promocionales. Ford tiene una vigente de 1.300 en el ST, por lo que se te quedaría por 32.025. Por otro lado, el VW tiene un precio final de 32.495 euros gracias al descuento de 500 euros. Como puedes ver, el Ford acaba siendo el modelo más barato.

¿Resultado de esta batalla? El ganador final ha sido el Golf GTD. Su carrocería resulta más práctico, ofrece más confort y, a la larga, los costes son más contenidos. Sin duda, el Focus ST es un coche para clientes mucho más pasionales.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches