Comparativa

Comparativa de familiares: VW Passat, BMW Serie 3 y Clase C

Versiones comparadas:

Raúl Salinas

19/12/2015 - 08:00

En esta comparativa de familiares, desde AUTO BILD volvemos a dejar claro nuestra sintonía con este tipo de carrocerías. Creemos que forman un segmento con mucho potencial: tienen el comportamiento de una berlina, el espacio de un SUV y, en el caso de los tres modelos que aquí enfrentamos, grandes dosis de representación. El Volkswagen Passat Variant, el BMW Serie 3 Touring y el Mercedes Clase C Estate son, ante todo, grandes coches: ¿cuál ganará?

En esta comparativa de familiares enfrentamos al BMW 320d Touring de 190 CV, al Mercedes C 250 Estate (con 204 CV) y al Volkswagen Passat 2.0 TDI Variant, también de 190 CV. El primero acaba de recibir una profunda renovación, estrena chasis y añade seis caballos más (hasta ahora el 20d solo entregaba 184), sus armas para deslucir a los exitosos Mercedes y Volkswagen. Vale, ya hemos enfrentado a estos tres modelos en ocasiones anteriores y tal vez por eso, esta nueva comparativa te parezca el 'Día de la Marmota'. Pero nunca con estas configuraciones, ni con el BMW renovado, que llega para demostrar si es capaz de destacar en los puntos de nuestra tabla.

El nuevo BMW 320d Touring parte de los 42.955 euros, cambio automático incluido. El equipo de serie es un tanto sobrio: tan solo una triste radio, el cuero solo recubre el volante y el pomo de la palanca. ¿Navegador? ¿Asientos eléctricos? ¿Ayuda al aparcamiento? Nada de eso. Pero claro, en el caso de nuestra unidad, que tira bien de la lista de extras, el precio se va hasta casi los 50.000 euros. 

El Volkswagen Passat Variant es el más barato

En el Mercedes Clase C pasa algo parecido: el precio base de 41.928 euros es muy similar, y también con el cambio automático de serie, además de la regulación parcialmente eléctrica de los asientos y el control de velocidad. Los sensores de aparcamiento o los asientos calefactables son opcionales. El Mercedes C familiar que probamos sube hasta los 49.000 euros con tapicería de cuero. 

Volkswagen demuestra que se puede ser algo más económico. Por los 40.510 euros que cuesta un Passat Variant 2.0 TDI DSG (esto es, con cambio automático de doble embrague), tienes que añadir 565 euros para tener la suspensión deportiva y la dirección progresiva. Navegador, asientos con regulación parcialmente eléctrica o sensores de aparcamiento son de serie. 

Esto ofrecen: mucho espacio

Pero basta ya de finanzas. Entremos en estos tres familiares (con perdón) por detrás. Basta pasar el pie por debajo del paragolpes trasero en el caso de los tres para que un sistema opcional eléctrico abra automáticamente el portón trasero. Aquí encontramos espacio de sobra, en este caso domina el Passat con hasta 1.780 litros de capacidad al abatir el respaldo trasero, y variados huecos extras. 

El Volkswagen Passat familiar juega con otra ventaja en el resto del habitáculo: como lleva motor en posición transversal, tanto las plazas delanteras como las traseras disfrutan de un espacio realmente desahogado, más que sus rivales. Especialmente, más que el Mercedes, cuyas plazas posteriores flaquean a la altura de los codos. Pero el acceso al BMW, debido a sus amplios pasos de rueda, es el más costoso de todos. En el Volkswagen Passat, en cambio, gracias a sus enormes puertas de gran apertura uno entra casi sin darse cuenta. 

Así se conducen: suavidad Mercedes

¿Todos dentro? ¡Arrancamos! El Passat puede parecer el más sosegado por su aspecto, pero nada más lejos de la realidad. Y no porque tenga un tarado especialmente rígido, sino por su ágil y directa dirección. Un leve movimiento de volante basta para acoplar la larga carrocería en las curvas. Con todo, no estamos ante un coche deportivo. Digamos que es, más bien, un experto en trayectos largos. Eso sí, la respuesta de las ruedas delanteras en terreno resbaladizo nos ha parecido algo más nerviosa de lo esperado, y el Mercedes Clase C Estate le saca en torno al metro y medio a la hora de detenerse. 

El BMW Serie 3 podría mimar más a sus ocupantes: y es que, en cuanto el asfalto se vuelve irregular, les regala algunas sacudidas indeseadas. Especialmente en conducción lenta, los amortiguadores tienen reacciones más toscas que las del Passat, que resulta más confortable. Además, su dirección eléctrica resulta algo indecisa y su tacto artificial tiene un ajuste claramente mejorable. No es demasiado comunicativa, y eso no casa nada bien con el espíritu dinámico de la marca.

El motor debería ser más silencioso y deja demasiado claro que se trata de un diésel, especialmente cuando pisas a fondo. Y es que el aislamiento del coche también puede ser mejor, ya que incluso los cambios de tipo de asfalto se siente acústicamente el interior. Y ahora lo bueno: el BMW Serie 3 Touring es un coche ágil, frena con determinación y pasa por las curvas sin apenas balanceos, incluso en fuertes cambios de apoyo. 

El Mercedes, aparte de un espacio algo justo, tiene poco que reprochar. El motor tiene un sonido atractivo y un empuje sobresaliente. Entrega 500 Nm de fuerza a solo 1.500 vueltas, algo excepcional. Eso se nota en las prestaciones medidas: en las recuperaciones de 80 a 120 km/h se descuelga de sus rivales. La dirección es precisa y comunicativa en curvas, y mantiene las rectas con aplomo. Y la suspensión neumática filtra con suficiencia en terrenos bacheados, allí donde el BMW Serie 3 familiar sacude a los pasajeros traseros. Resumiendo: el Mercedes, como no podía ser de otra manera, es un refinado viajero con una clara especialidad en trayectos muy largos, algo más noble que sus rivales, y por un precio muy parecido.

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Volkswagen Passat 2.0 TDI Variant. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 40 años, con 10 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más recomendable por su calidad-precio lo ofrece Mapfre, por 425 euros.
 
Este coste podría ser menor si optas  por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería la de Balumba. Cuesta 325 euros con franquicia de 290 euros.

Conclusión: 

¡El espacio gana! Por eso el Volkswagen Passat Variant se pone por delante, también por ser el menos costoso. ¿Y el Mercedes? Refinado y cómodo, se hace con el segundo puesto, muy cerca del VW. El BMW se queda por detrás. ¿Demasiados defectos? En absoluto, pero falla en apartados clave, como en la dirección. Algo que deberían solucionar, también en la berlina. Es un modelo renovado, pero esperamos una nueva generación todavía mejor. 

Lecturas recomendadas

Buscador de coches