Comparativa

Comparativa: 4 pequeños con turbo

Versiones comparadas:

Luis Meyer

27/09/2015 - 08:00

Potencias de hasta 150 CV concentrados en mínimas carrocerías. Una buena receta de diversión. Lo comporbamos en esta comparativa del Audi A1 Sportback 1.4 TSI, Mini Cooper, Opel Corsa 1.4 Turbo y Seat Ibiza 1.4 TSI

Como probador de coches, siempre trato de ser objetivo y equitativo, y de no tener ideas preconcebidas más allá de os puntos logrados. Pero en esta comparativa me resulta realmente difícil. ¿Por qué? Porque se trata de coches que yo mismo me compraría: pequeños vehículos de hasta 150 CV que tienen todo lo que necesito para disfrutar a tope por una carretera de curvas. Esta es la comparativa de cuatro pequeño turbo.

Comparativa de cuatro pequeños turbo: potencia de sobra bajo el capó

El mejor ejemplo: el Corsa más joven de Opel. Como cinco puertas y con su 1.4 turbo combina practicidad, manejabilidad, potencia y consumos contenidos. Según la marca, 5,9 litros de media. Más que correctos. Sus rivales no se quedan atrás. El Mini, por ejemplo: rinde 136 CV y consume aún menos: 4,8 litros cada 100 kilómetros. Y luego tenemos a los hermanos de grupo, el Audi A1 1.4 TFSI y el Seat Ibiza FR. Comparten potencia y una innovación tecnológica: su motor tiene la función de desconexión de cilindros, pasando de cuatro a dos. Los dos prometen un consumo medio de 4,7 litros. No está nada mal para rendir 150 CV.

Comparativa de cuatro pequeños con turbo: Mini Cooper

Resumiendo: el Mini es de esos coches que hacen feliz a todo el mundo. Especialmente si lo que tienes ante ti es una carretera plagada de curvas. Agarrar el grueso volante y comprobar lo exacta y comunicativa que es su dirección es todo un placer. El tres cilindros ya empuja desde antes de las 2.000 vueltas, el cambio tiene recorridos cortos y exactos, las pinzas muerden los discos de freno con voracidad. 

Son embargo, no es el coche más lógico para el día a día. Detrás es demasiado pequeño, la visibilidad es (como en sus rivales), escasa. Y además de todo esto, es caro para su tamaño y el más rácano en equipamiento de serie. Pero claro: posiblemente el encanto de ser un Mini es su equipamiento más valioso.

Comparativa de cuatro pequeños con turbo: Opel Corsa 1.4 Turbo.

El pequeño Opel es realmente moderno: las apps del Smartphone se puedes usar a través de su gran pantalla a color, y también reacciona a comandos vocales. Además, aparca con solo darle a un botón, reconoce las señales de la carretera y avisa ante el riesgo de choque frontal. Casi como en un coche de un segmento superior. ¿Cuál es entonces el problema? Que a ese coche le falta algo. Y eso que su 1,4 litros responde con fuerza y silencioso, pero no nos ha convencido nada el tarado de su chasis. Por baches cortos y continuados se vuelve nervioso y se reduce mucho el confort. Pierde equilibrio y agilidad y, por tanto, posibilidades de disfrutar al volante. A su favor: un equipamiento generoso y un precio ajustado.

Comparativa de cuatro pequeños con turbo: Seat Ibiza.1.4 TSI

Tan pequeño y a la vez tan…. Maduro. Esa es la primera impresión. Al entrar uno enseguida encuentra la postura ideal, todo está al alcance de la vista y de las manos, el manejo general es intuitivo y está bien pensado, con acabados más que correcto. Los asientos son cómodos y a la vez agarran bien el cuerpo, el volante tiene múltiples regulaciones. El motor empuja, pero a bajas vueltas es bastante silencioso. Su comportamiento no admite tacha: el firme tarado de su chasis solo se nota por terrenos muy bacheados. En general, se parece mucho a su rival de Audi. Tiene un rodar seguro y equilibrado. En cualquier caso, hemos medido un consumo de 6,7 litros. No es mucho para un coche de 150 CV, pero sí si tenemos en cuenta que lleva el sistema de desconexión de cilindros.

Comparativa de cuatro pequeños con turbo: Audi A1 Sportback 1.4 TSI

Con un precio peligrosamente cercan a los 30.000 euros, este coche llama a la puerta del segmento superior. ¿También se conduce así? Casi. Para ser un coche tan pequeño, cumple este cometido notablemente. La dirección es directa y precisa, el motor es silencioso también a elevadas vueltas, su rodar aplomado y filtra muy bien los baches. Los amortiguadores tienen un ajuste firme y eso le otorga un tacto deportivo a la par que mucha agilidad. Y cuando uno se fina en la calidad de los acabados interiores, incluso justifica su elevado precio. No faltan, además, asistentes como el avisador de cambio de carril o el reconocimiento de señales de tráfico, entre otros muchos. Eso sí: como opción.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches