El blog de Vicente Cano
Vicente Cano
Cuando salgo por las noches o me subo a un coche dentro de un circuito no permito que nadie se dirija a mí con otro nombre que no sea Huracano. Sin florituras ni medias tintas, desde aquí pienso poner a caldo todo aquello que no me guste. En verano, bebo casi exclusivamente Fanta de Naranja.
24/10/11

Desde el Rally de Cataluña

Domingo 15.00 h. Citroën y Loeb, hasta la eternidad.

 

Puede quien haya a quien la victoria de Loeb en este Rally de Cataluña de este año le parezca una especie de Déjà Vu. No es para menos, porque el francés se ha adjudicado las últimas siete ediciones de una de las mejores pruebas del WRC gracias a la impecable organización del RACC. Sin embargo, cada año los actores secundarios cambian o se alternan. Este fin de semana, el único que le puso algo de pimienta fue Jari-Matti Latvala, que lograba partir esta mañana a 27 segundos.

 

Una distancia, que tampoco es que fuera una gran presión para siete veces campeón del mundo. Sobre todo, teniendo en cuenta que la jornada de hoy era completamente sobre asfalto y que en un momento u otro se producirían órdenes de equipo en Ford. La maniobra llegó en el penúltimo tramo, el 18, en forma de penalización de dos minutos para que Latvala cediera su posición. La segunda plaza deja a Hirvonen a ocho puntos de Loeb y todavía con opciones. Emoción habrá porque no hay nada decidido, pero si tuviera que jugarme dinero tendría bastante claro por cuál de los dos apostar de cara al título final, que se dirimirá en el Rally de Gales, el 13 de noviembre.

 

 

 

Dani Sordo se ha quedado fuera del podio, de hecho, ha estado muy lejos de él en una prueba que a priori no le era de todo desfavorable y en la que los 45 segundos perdidos en el primer tramo fueron compensados con una conducción espectacular por momentos el sábado, día en que consiguió incluso una victoria en la undécima especial. Pero las cosas como son, al Mini WRC le falta un mundo todavía –sobre todo fuera de asfalto- y si no es porque Ogier sufrió una rotura de motor en la especial 17, le habría arrebatado la cuarta plaza, se lo estaba comiendo.

 

En varias entrevistas, he oído que Sordo –que es un chaval muy campechano- contesta con aspavientos “es que Dios no existe”, para quejarse indirectamente de los pocos o ningún test que no está haciendo Prodrive. David Richards parece más preocupado en construir unidades del Mini WRC para clientes que en completar el desarrollo de un coche ganador, o eso parece. Sin embargo, al piloto español quizá le valdría más empezar a plantearse la existencia de un Ser supremo porque yo estoy cada día más convencido de que, para ganar una prueba del mundial, lo que le hace falta es un milagro.

 


 

Por su parte, Sebastian Ogier ha vuelto a cuajar una actuación enorme, aunque ha pasado por un calvario de problemas a lo largo de todo el fin de semana, que le dejaron casi sin opciones de podio, lo ha hecho todo para no quedarse apeado de la lucha por el mundial. Seguro que el título le llegará algún día, aunque ya no va a poder ser este año y puede que ya tampoco con Citroën. Dicen que se lo rifan el resto de equipos y que la marca francesa podría no estar presente en el mundial 2013.

 

Rumores o no, en cualquier caso, quienes vengan detrás caminarán siempre bajo la sombra de lo que ya ha conseguido Citroën en el WRC: siete campeonatos mundiales de marcas -incluido ya el de 2011, que se ha adjudicado hoy- y otros siete de pilotos a manos de Loeb, que en tres semanas pueden ser ocho. Y queda 2012, una temporada en la que todavía andará por aquí el Polo WRC a pleno rendimiento, aunque ya me ha impresionado ver cómo corre tras solo tres pruebas, y puede que Hirvonen no haya superado esos enigmáticos “problemas personales” que no le permiten rendir como se espera de él. ¿Habrá noveno para Loeb?

 

La cruz se la doy a Peter Solberg, a pesar de que el noruego venía con el enorme mérito de pagarse esta prueba de su propio bolsillo. Sin embargo, no es de recibo justificar la rotura de la rueda que le dejó fuera en el primer tramo –que ya es para tirarse de los pelos- con la falta de visibilidad causada por el polvo. Como conté el otro día, polvo había, y en una cantidad impresionante. Sin embargo, los tres minutos entre los coches de cabeza dejados por la organización fueron suficientes en la mayoría de los casos, por ejemplo, Sordo sí tuvo momentos de pasarlo mal por no ver nada ese día. He podido ver las imágenes de la cámara de a bordo de Solberg y la visibilidad en ese instante era buena.

 

Ken Block

 

Algunos pilotos se quejaron ese día del polvo y es totalmente comprensible, porque los de atrás salían con menos margen. En este caso no fue así, Solberg iba comiéndose el vértice interior de muchas curvas, el día del Shakedown había quedado claro que venía a por todas y eso le honra, pero su carrera acabó en la misma piedra casi escondida en una cuneta con la que también se ‘encontraron’ Ken Block y Tarnak, que siguieron su misma suerte. Así, a pesar de que este domingo se han disputado seis especiales, volvía con cierta tranquilidad en el AVE de regreso a Madrid mientras recibía por SMS los tiempos de las tres últimas, casi tan tranquilo como el propio Loeb. Hasta que me enteré de lo que había sucedido en Sepang… en el podio de la 49 edición del Rally de Cataluña, se ha guardado un minuto de silencio en la memoria de Macro Simoncelli.

 

Sábado 15.00 h. En bandeja para Loeb.

 

 

 

Sebastian Loeb se está encontrando en este Rally de Cataluña con la suerte del campeón. Si él no la tiene, ya me dirás quién. Ayer, el pronóstico más fácil habría sido decir que el alsacio iba a terminar por detrás de Hirvonen y Ogier, como mínimo, por tener que ir abriendo los tramos cuando los primeros eran de tierra. A esto, en el WRC se le llama ‘ir barriendo’ porque le limpias el camino a los que vienen detrás, lo cual casi nunca es bueno. Ayer sí, porque el polvo que levantó dificultó la labor a sus perseguidores.

Además, uno a uno han ido sufriendo diferentes problemas que le han dejado en estos momentos al frente de la clasificación, a 32 segundos de Jari-Matti Latvala. El finlandés es el único con opciones todavía de poner en dificultades al francés. De hecho, ayer el piloto de Ford dio un auténtico recital en la primeras etapas de tierra, en las que consiguió firmar varias victorias parciales que le auparon a la primera plaza, pero un trompo en la sexta especial le hizo perder medio minuto.

 

 

 

Hirvonen y Ogier sufrieron sendos pinchazos, que les han relegado a la tercera (a 1:32) y la quinta posición (a 3:36) respectivamente. Esto ha permitido que Dani Sordo se sitúe entre ambos tras una jornada en la que parecía que los tramos de asfalto no iban a llegar nunca para el Mini WRC. Al coche desarrollado por Prodrive le falta potencia en general y, en tierra,  adolece de tracción a la salida de las curvas, pero cuando llega ‘lo negro’ es tan competitivo como el Citroën DS3.

En lo que va de mañana, con dos especiales disputadas, Latvala mantiene la presión sobre el líder, con quien se ha alternado en la primera plaza y con Sordo siempre de tercero, a muy pocos segundos. Volviendo al Mini WRC, ha demostrado que puede mantener un gran ritmo, aunque si quieren comerse algo el año que viene, van a tener que empezar a hacer ya más test, sobre todo en superficies deslizantes. Ayer, en el parque de asistencia, pude ver a Sordo hablando amigablemente con su patrón, David Richards.

 

 

 

 

Como no empiecen a discutir pronto, no habrá nada que hacer en 2012. Porque ese tiene que ser el año de Mini y, quizá, el último de Citroën en esta victoriosa etapa en el WRC.  Y es que, para 2013, Volkswagen entrará con su Polo WRC a comerse el mundo, se ve claramente por el impresionante despliegue de los alemanes, que están probando aquí a un piloto canario. Desde luego, lo suyo sí es previsión… o matar moscas a cañonazos.

 

 

Viernes 13.00 h. El coche de Sordo no tira

 

Como ya debes saber, este fin de semana se está celebrando en Tarragona la 49 edición del Rally RACC de Cataluña. Tengo la suerte de estar asistiendo en directo a uno de los momentos más emocionantes de los últimos años en el Mundial de Rallys FIA. Todo el pescado parecía completamente vendido hace apenas tres pruebas, cuando Sebastian Loeb conseguía una ventaja de 36 puntos tras el segundo puesto en el Rally de Alemania.

Sin embargo, tras un accidente en el Rally de Australia y un abandono por problemas mecánicos en el Rally de Francia, al francés se le va a poner mucho más difícil sumar su octavo título mundial consecutivo porque ahora se encuentra empatado a puntos con Mikko Hirvonen. Quizá, Loeb deba preocuparse más incluso de su compañero de equipo, Sebastian Ogier, a quien tiene a solo tres puntos también y que ha demostrado ser lo suficientemente agresivo como para pelear de tú a tú con el mejor piloto de rallys de la Historia.

 

Los espectadores aguanta de todo en el Rally de Cataluña

 

En cualquier caso, Loeb no da muestras de excesiva preocupación en sus declaraciones, ha convivido muchos años con la presión, esta prueba se le da de maravilla y el resto del calendario también le favorece. Sería la leche volver a Dani Sordo en el podio, otra vez. El Mini WRC de Prodrive parecía por el buen camino y que en 2012 competirá de igual a igual con los mejores, aunque después de haberlo visto esta mañana en el primer sector, tengo mis dudas. De momento, al cántabro no le está yendo muy bien, porque en el primer tramo ha perdido casi 40 segundos con la cabeza y en el segundo, otros diez.

Mientras trataba de hacer una foto en una curva del primer sector en un tramo de tierra, quedó bastante claro que al coche de Dani Sordo le cuesta un poco más que al resto; no sé si será un asunto de motor –como el propio piloto ha sugerido en algún sitio- o de electrónica. Como siempre, a pie de camino era impresionante ver el gentío que se había acercado a las alturas de Pessels, ya casi en la provincia de Lérida, a pesar del frío que ha hecho esta madrugada.

 

Desde el helicóptero, se distingue el tramo por el polvo

 

 

Y de la cantidad de polvo que han tenido que tragar toda la mañana. A kilómetros de distancia desde el helicóptero, parecía que se había formado una calima y los tramos se distinguen durante mucho rato entre los árboles tras cada pasada. Los pilotos de atrás tienen un margen de salida de un minuto –la cabeza de tres-, alguno va a ir prácticamente a ciegas. En cualquier caso, alicientes no le faltan a esta prueba, aunque parece que Sordo va a quedar ya muy presionado por la desventaja que ya ha acumulado.