El blog de Vicente Cano
Vicente Cano
Cuando salgo por las noches o me subo a un coche dentro de un circuito no permito que nadie se dirija a mí con otro nombre que no sea Huracano. Sin florituras ni medias tintas, desde aquí pienso poner a caldo todo aquello que no me guste. En verano, bebo casi exclusivamente Fanta de Naranja.
07/05/10

Con el C-Zero por Madrid

Hace un par de días conduje el Citroën C-Zero por primera vez. Bueno en realidad por segunda, ya que, como sabrás, se trata de una adaptación estética del Mitsubishi i-MiEV. En este caso la cosa canta todavía un poco más de lo normal, porque al tratarse de un modelo preserie viene con el volante a la derecha. Si conducir sin el más mínimo ruido –el aerodinámico no pasa de lo agradable a 50km/h- resulta algo raro, cuando confundes constantemente la palanca del intermitente con la del limpiaparabrisas, ya empieza a ser incómodo.

 

Los acabados y el equipamiento interior del C-Zero no se corresponden en absoluto con los de un vehículo de 29.000 euros (impuestos no incluidos). Su suavidad de funcionamiento y eficacia en la salida de los semáforos son algo muy distinto. Únicamente hay que estar atento en las primeras paradas rápidas: como el coche no hace ningún ruido, corres el riesgo de levantarte si haber engranado la posición "P" en el cambio y que el C-Zero prosiga la marcha sin ti... Este tipo de situaciones y el despiste de algunos peatones pueden llegar a ser peligrosos.

 

 

 

El habitáculo es mucho más que suficiente para cuatro adultos, y el maletero tiene una capacidad de 166 litros, espacio que da para la compra de la semana. Además, Citroën va a lanzar una versión comercial sin asientos posteriores y con un volumen total de carga de 1,3 metros cúbicos. Quienes vayan a darle este uso deberán tener en cuenta que sus 130 kilómetros de autonomía se reducen notablemente al llevar cuatro ocupantes, circular por autopista o ir muy cargado.

 

En el cambio, además de las posiciones P (aparcamiento), N (punto muerto) y R (marcha atrás), hay dos modos de conducción: el "Eco" se supone que es más ahorrador que el "D", aunque en el rato que probé el utilitario no percibí diferencias. La marca francesa va a disponer de 50.000 unidades del C-Zero hasta el año 2015, de las que espera vender un 7% en España (sobre todo a empresas públicas y privadas). Espero que para esa fecha hayan bajado los precios de las baterías lo suficiente como para hacer más atractivos estos vehículos.