El blog de Rodrigo Fersainz
Rodrigo Fersainz
Arreglo, rompo, vuelvo a arreglar y corro con los coches y la motos que caen en mis manos desde que tengo uso de razón. Hoy, como redactor jefe de Información, Prácticos y Reportajes, Motorsport y Motos en AUTO BILD, asisto a las grandes citas del motor… mientras busco recambios para restaurar un 'nuevo vehículo viejo'.
05/07/12

Un poco de respeto (a María de Villota), por favor

Estos días están siendo tristes para el mundo del Motor, después de que María de Villota sufriera un accidente especialmente desafortunado -como casi todos los que acaban mal- con consecuencias desproporcionadamente terribles, de las que aún estamos lejos de conocer todos los detalles. Pero lo que como profesional de la información me está dejando soprendido para mal es la cantidad de post que están circulando por Internet con contenido bastante reprobable, por alarmista, despectivo e incluso jocoso sobre un hecho tan terrible: el estado de salud de esta piloto, probadora del equipo Marussia de F1; persona, por encima de cualquier otra consideración. 

 

El reino de la rumorología

 

Twitter puede ser -es- un instrumento fantástico para empezar a recibir antes que nadie 'destellos' de información (en AUTOBILD.ES estamos muy pendientes de las redes sociales para que no se nos escape nada), solo que nunca se pueden confundir con noticias '100% reales' salvo que la fuente sea el protagonista de la historia en sí o que el 'tuit' esté enlazado a un artículo completo, por ejemplo. Uno no debe creerse todo lo que se publica en un foro en el que, precisamente, parte de su grandeza reside en la libertad de expresión, no en los datos contrastados. Y en este punto sí que nos tenemos que distinguir los medios de comunicación reconocidos como 'serios'.

 

En cuanto a esa libertad de expresión a la que aludía, siempre sería deseable que los comentarios no pasaran de la opinión al insulto... Pero en el caso de una desgracia personal como la de María de Villota o cualquier otra, está máxima debería ser una cuestión prioritaria -aunque no se trate de una obligación vigilada por la Policía- para todos.

 

Y nosotros, ¿qué, cómo y cuándo lo publicamos?

 

En un momento en el que todo cambia y circula tan rápido, los que tenemos responsabilidad en una web de información siempre tenemos la sensación de llegar 'tarde', hagamos lo que hagamos. Sin embargo, cuando hay tal confusión sobre un hecho grave y con implicaciones personales, creo que debemos tener claro que merece la pena 'perder' unos minutos y tráfico de buscadores, antes que quedarnos sin algo muchísimo más valioso: nuestra ética y credibilidad. De este modo, podremos equivocarnos, pero no será por falta de empeño y cuidado con los hechos y los afectados. 

 

Es una cuestión de oficio y humanidad a partes iguales, que nada tiene que ver con el aprecio que, en este caso concreto, tengamos por María de Villota y su familia. Por tanto, como ya hemos expresado en todas partes, #ÁnimoMaría, #FuerzaMaría y respeto hacia cualquier protagonista de una noticia.

 

Y, cómo no, seguiremos informando... por supuesto.