El blog de Luis Guisado
Luis Guisado
Me gustan todos. Nuevos y clásicos, caros y baratos, grandes y pequeños. Lamborghini, Ferrari, Aston Martin... Pero tengo una obsesión: en ocasiones veo Porsches... Twitter: @luisautobild
17/10/12

Mis salpicaderos favoritos

A lo largo de los años he podido conducir todo tipo de coches. Alguno ni siquiera merece ese nombre y afortunadamente mi cerebro ha olvidado esos trozos de plástico y hierro.

 

Pero los mejores permanecen. Hace algún tiempo os ilustré con mi Top 10 de los coches más feos que se han creado en el sistema solar. Aquellos que YO no puedo tragar. Muchos escribisteis con vuestras opiniones, algunos no estabais de acuerdo; los habrá que hayan pensado que soy sencillamente gil***llas. Alguno incluso me mandó correos incendiarios mencionando mi escaso gusto y conservo el mensaje privado de Twitter de un imbécil que se acordó de mi madre por meterme con ese engendro que es el Seat Toledo 2004-2009.

 

Pues bien, ha llegado el turno de contaros los salpicaderos que más me gustan. Sí, ya sabes: una manera como otra de hablar de coches... ¡Y con la esperanza de que compartáis vuestras ‘apuestas’ conmigo!

 

Como hay muchos y me estaba empezando a liar, he decidido dejarlo en el ¿clásico? Top 6. No son los más ergonómicos, ni pertenecen a los coches más bonitos del mercado (bueno, depende del modelo). Hay algunos actuales, pero seamos realistas: las normas de seguridad ‘anti todo’ están llevando la imaginación de los diseñadores hacia el más absoluto de los vacíos.

 

Ahí van:

 

1. Porsche 356 Speedster

Esta maravilla tan sencilla ocupa el puesto número 1. Pero no me lo tengáis demasiado en cuenta, puesto que Porsche es mi marca favorita por delante

de algunas tan legendarias como Ferrari, Lambo o incluso Tata (esto es broma).

356 Speedster 

Foto: Porsche 356 Speedster. De Hugh Hamilton

 

2. Fiat 500 (actual)

No, no estoy loco. El coche me gusta, pero su postura de conducción me produce escalofríos. Eso sí, es una gozada disfrutar de este precioso interior y de su cuadro de relojes. Una mezcla entre lo ‘retro’ y lo funcional. Diseñadores de Mini, ¿ya habéis cogido la idea de que un velocímetro en el centro, como que no?

 

Fiat 500 

Foto: Fiat 500. De Fiat

 

3. Ford GT

Dejemos de lado que en la banqueta del asiento se podrían poner nueve huevos (no va con segundas). Es de un estilo retrofuturista que ‘me alegra el corasón’; el primer supercoche en el que me monté y quizá por eso se me ha quedado grabado.

 

Ford GT

Foto: Ford GT de 2005. De Adam Ewing 

 

4. Lambo Aventador

¡Y yo que no soy muy de Lamborghini! Me gusta el Miura y poco más. Pero el Aventador me parece la pera. Eso sí, tengo la sospecha de que le va a ocurrir como a muchos modelos hermanos: visualmente va a envejecer muy, pero que muy mal...

 

Aventador

Foto: lamborghini Aventador LP 700-4. De Lamborghini

 

5. Jaguar E Type V12

Botones, botones, botones y más botones. Cuando era pequeño me monté en un E-Type (no me preguntes por qué: no lo sé ni yo). El caso es que me quedé literalmente ‘flipado’ con la retahíla de botones, relojes y las cuatro salidas del aire centrales. A un chaval de 10 años eso le marca. 23 años después, sigue siendo uno de mis favoritos.

 

Dino

Foto: Jaguar E-Type V12 de 1974. De Jason Collin

 

6. Ferrari Dino

Ocho indicadores en un salpicadero que no es especialmente bonito, pero que tiene ‘un algo’ para mí. Además, esa rejilla en la palanca del cambio y la capilla ovalada (¿quizá un diseñador diría elipsoidal?) me encantan. Y un Ferrari siempre es un Ferrari... Incluso para un Porschista como yo. 

 

Dino

Foto: Ferrari Dino. De Tom Wood