El blog de Juan Antonio Corrales
Juan Antonio Corrales
Prefiero un derrape a una trazada limpia, un 4x4 lleno de barro a un superdeportivo de imagen impoluta y llantas relucientes. Y, por supuesto, una etapa del Dakar a una aburridísima carrera de Fórmula Uno.
24/05/12

El Bugatti Veyron Grand Sport también es español

En tiempos en los cuales se cuestiona el modelo de desarrollo económico español y la escasez de inversión en I+D+i (investigación, desarrollo, innovación), quiero 'descubrirte' una compañía española de componentes de automoción que trabaja para algunas de las marcas de automóviles más exclusivas: Ficosa.

 

Quizás su nombre no sea muy conocido para el gran público, pero seguro que te sorprende saber que son los fabricantes de los espejos retrovisores del Bugatti Veyron Grand Sport, un modelo que sobrepasa los 2 millones de euros.

 

bugatti veyron grand sport

 

Seguro que te preguntarás: "¿Cómo ha llegado esta firma a producir retrovisores para Bugatti?". Le hice esa misma pregunta a David Guerrero, director de Comunicación Corporativa de la compañía y su respuesta me llenó de sorpresa y admiración : fueron elegidos por Bugatti por tener mucha experiencia en el desarrollo y producción de espejos deportivos dentro del grupo VW. Esto se traduce en que los Audi TT, R8 e incluso los Bentley Continental que ves por las carreteras también llevan el sello de Ficosa. Lo desconocía totalmente.

 

El proceso de producción de estos retrovisores es extramadamente minucioso: la fabricación se hace coche por coche, teniendo siempre en cuenta el acabado del Bugatti Veyron Grand Sport seleccionado por el cliente final. La tarea se lleva a cabo en un lugar específico llamado 'bugatti area'. Solo hay dos personas autorizadas para el montaje, los cuales realizan todas las operaciones. Finalmente se hace una inspección de calidad por un 'controller' autorizado. Cuando el set de espejos está acabado, se avisa a Bugatti, que envía un transportista específico a recogerlos.

 

El tiempo total de desarrollo de los retrovisores de este Bugatti Veryon Grand Sport con ADN español es de casi 2.000 horas. Los materiales utilizados son el carbono y el aluminio mecanizado. Además, los estándares de fabricación son propios de la industria aeronáutica. ¿El objetivo? Construir unas piezas tan bien ajustadas que en ningún momento se aprecie vibración o ruido aerodinámico.

 

Como puedes leer, no solo de ladrillo, fiesta y playa vive España.