El blog de Javier Leceta
Javier Leceta
Odio que me digan que todos los coches son iguales porque sólo sirven para llevarte de un sitio a otro. Es como decir que los cuadros del Museo del Prado no son más que dibujos. Manda h...
17/03/11

El ‘timo’ de los talleres

El Instituto Nacional de Consumo acaba de realizar una inspección a 1.400 talleres que ofrece un resultado escalofriante pero que, sin embargo, no me sorprende: más del 40% de los establecimientos examinados ha cometido infracciones: falta de calidad en el servicio, precios irregulares, etc.

 

Vaya por delante que nunca me ha gustado generalizar, pero está claro que estas cifras no hacen más que reflejar un problema real en los talleres españoles. Son muchos los profesionales que obran correctamente, pero también son algunos los que no lo hacen. ¿Siendo sinceros, quién de nosotros no ha tenido alguna duda sobre la honestidad de un taller en la reparación? Esta claro que estos establecimientos están especializados en una materia desconocida para la mayoría de los conductores –la mecánica- y que es muy proclive a la picaresca: “oye, que he tenido que cambiarte la junta de la trócola porque estaba en muy mal estado y puede acabar dañándote el motor”. “Vale”, dirá el incauto cliente, mientras paga los cientos o miles de euros asociados al trabajito.

 

No quiero que se me malinterprete y se vean estas líneas con un ataque furibundo contra los profesionales de la reparación. De hecho, tengo numerosos amigos que trabajan o incluso poseen un taller. Sin embargo, sí veo necesario que, desde Consumo, se preste mayor atención a la labor que desempeñan y se controlen sus buenas o malas prácticas. Al buen profesional, reconocimiento, y al malo, denuncia y mano dura.

 

Tiene que acabarse con esta sensación de indefensión que sufrimos muchos conductores cuando acudimos a un taller con nuestro coche. Y al que trate de cambiarnos la junta de la trócola, castigarle como se merece. Se acabó ser un tolaí en manos de un desaprensivo. ¿No crees?