El blog de Javier de la Calzada
Javier de la Calzada
Un buen plato de jamón viendo un partido del Real Madrid puede ser un gran plan... pero te aseguro que es mejor conducir a tope en la pista de Fiorano cualquier criatura que se llame ¡Ferrari!
26/07/10

¡150 km/h ya!

Tengo muy claro que mi reivindicación no va a servir para nada. Que los límites de velocidad se mantendrán tal y como están. Que seguiremos aburriéndonos al volante porque a 120 km/h empiezas a pensar en si dejaste cerrado tal tema, hace cuánto tiempo no visitas a tu abuela o si te dará tiempo a pasar por el supermercado a por leche.

 

 

Y en caso de que no dejes volar tu mente, a lo mejor eres de los que empieza a sintonizar una emisora de radio, buscar en el navegador una dirección, regular la climatización de, por ejemplo, las plazas traseras o peor, intentando localizar radares móviles o fijos… Y entonces: ¡ZAS! Es ahí cuando ocurre el accidente. Está muy claro que la mayor parte de los percances al volante ocurren por distracciones, no por circular a velocidades prohibidas. Por eso, soy partidario de que, en determinadas vías, se pueda circular a un máximo de 150 km/h: una velocidad perfecta para tener tus cinco sentidos puestos en la carretera.

 

 

 

 

¿Porqué los límites legales son idénticos hoy que hace veinte años? ¿No han mejorado los coches, las carreteras y las medidas de seguridad? Es increíble como, por ejemplo, en Alemania hay determinadas autopistas en las que tu marcas tus propios límites y en las cuales, según un estudio, es donde menos accidentes ocurren. ¿Por qué será? ¿Acaso son ellos mejores conductores que nosotros?