El blog de Gabriel Jiménez
Gabriel Jiménez
Me gusta juntar letras (otros coleccionan cromos...), soy Piscis con ascendente Tauro (¡tremenda combinación!), aficionado del Atlético de Madrid (un auténtico 'pupas') y odio madrugar (algún defecto debía tener).
26/11/12

Honda: no solo hay que ser bueno, también rápido

Si ahora mismo le pidiera a un propietario de un producto Honda que me indicara el nivel de satisfacción que tiene con respecto al bien adquirido, estoy casi seguro que respondería con una buena o muy buena calificación. De hecho, en los Informes de Calidad que AUTO BILD elabora todos los años –y que entre otros factores decisivos se analizan las valoraciones en las inspecciones del TÜV (ITV alemana), las llamadas a revisión, las estadísticas de averías del club automovilístico ADAC, el buzón de quejas de AUTO BILD, las investigaciones de mistery shopper, etc.–, Honda siempre logra situarse en los primeros puestos, como marca de gran fiabilidad.

 

Sin embargo, y eso es lo que más me sorprende, en Europa –y, por consiguiente, también en España– tiene una cuota bastante más pequeña de lo que realmente se merecería. ¿A qué podrá deberse? ¿Es que la marca no sabe o no puede convencer a la masa crítica de que sus productos rayan a gran altura? ¿Será que los fans de la marca no saben o no pueden contagiar al resto de los mortales el entusiasmo y la fidelidad que profesan hacia su marca?

 

En mi caso, tampoco encuentro una explicación. Hace escasas semanas que regresé de visitar algunos de los cuarteles generales con los que cuenta Honda en Japón, y he de confesar que he llegado abrumado en el mejor sentido de la palabra. Basta un botón de muestra: Honda destina el 5% del volumen de facturación a Investigación y Desarrollo e Innovación, capítulo en el que el Centro de Crash-Tests que Honda posee en Tochigi (Japón) juega un papel de importancia. En este centro de investigación de accidentes, que cuenta con ocho líneas de colisión para recrear distintos accidentes frontales con diferentes ángulo de impacto, Honda lleva a cabo más de 900 crash-tests al año. Cabe destacar que el Centro de Crash-Tests de Tochigi fue bastante afectado por el terremoto del 11 de marzo de 2011, coincidiendo con el programa de desarrollo final del Honda Civic, por lo que 70 ingenieros de esta planta fueron trasladados a las instalaciones que Honda tiene en Swindon (Gran Bretaña) para que no se parara el proceso. Otro departamento en el que Honda está a la vanguardia es el de Robótica, donde el simpático Asimo es una auténtica maravilla de la técnica, y cuyas innovaciones se están aplicando incluso en las motos que compiten en MotoGP.

 

 

Antes de visitar las instalaciones de crash-tests de Honda en Tochigi, los periodistas allí desplazados tuvimos ocasión de entrevistar al presidente mundial de la marca japonesa, Takanobu Ito. Lo primero que me llamó la atención del Sr. Ito es que con el objetivo de ponerse al mismo nivel que el resto de empleados de Honda allí congregados, se puso la chaqueta blanca de faena, como se puede observar en la imagen. Estos pequeños gestos retratan a la perfección el espíritu japonés, pero sobre todo la talla del personaje en cuestión.

 

 

Aunque lo más interesante fueron sus respuestas. Con respecto al posible motivo por el que Honda tiene una cuota tan baja en el Viejo Continente, el Sr. Ito fue muy japonés –es decir, decir sin decir– al afirmar que "en Europa hay muchos y muy buenos competidores". Respuesta que llevó a preguntarnos cómo entonces pretendían crecer un 17% hasta 2017, tal y como anuncian en su visión a medio plazo, y el Sr. Ito fue aún más nipón en sus palabras: "Primero se ponen los objetivos, unas metas que se encuadran dentro de la estrategia que todo líder tiene que tener, que es el de que su compañía sea cada vez mayor y haga feliz a cada vez más gente". En este sentido le pregunté qué opinaba sobre estrategias como la del Grupo VW, que al parecer estaría planeando introducir una nueva marca low cost, y si para Honda esta estrategia sería válida para crecer en Europa: "Para Honda la prioridad es aumentar su reconocimiento de marca en Europa con modelos globales como el Civic o el Fit (Jazz), productos de alta calidad con precio atractivo. Luego podríamos plantearnos lanzar una marca low cost, pero lo primero es aumentar el reconocimiento de marca". Decir sin decir...

 

El presidente mundial de Honda también habló acerca del futuro rival del Nissan Juke, que el Sr. Ito llamó "Jazz SUV", y que en principio no hay planes para lanzar un deportivo asequible como el Toyota GT86. Lo que sí confirmó es que el nuevo Honda NSX estará listo en 2015 –¡cuán largo me lo fiáis!, como diría El Tenorio–.

 

Y, claro, cuando uno escucha que el nuevo Honda NSX, cuyo prototipo fue presentado este mes de enero en el Salón de Detroit de 2012, y del que ya en 2011 tuvimos oportunidad de probar algunas de las tecnologías que incorporará –como el Sport Hybrid Super Handling All Wheel Drive (SH-AWD)–, uno se pregunta si una de las causas de por qué Honda tiene una cuota tan baja en Europa estriba en ir un paso por detrás con respecto a la competencia europea en lo que ritmo de lanzamientos se refiere. Un buen ejemplo de esta afirmación es el nuevo motor 1.6 i-DTEC de 120 CV que estrenará el Civic en febrero de 2013. Es un motor fabuloso, pero llega con años de retraso. ¿Por qué han tardado tanto? En el sector del automóvil como en otros, quien golpea primero, lo hace dos veces. ¿Tú qué opinas?

 

Sígueme en Twitter: gabis_autobild