El blog de Gabriel Jiménez
Gabriel Jiménez
Me gusta juntar letras (otros coleccionan cromos...), soy Piscis con ascendente Tauro (¡tremenda combinación!), aficionado del Atlético de Madrid (un auténtico 'pupas') y odio madrugar (algún defecto debía tener).
27/02/11

A 110 km/h en autopista: como con Franco

La lista de cosas que me molestan es más larga que la del INEM, pero de entre todas ellas destacan dos: una, que me tomen por tonto, y otra, que me roben la cartera. Y el Gobierno de este nuestro querido país ha elevado ambas molestias a la categoría de Patrimonio Nacional con su última idea de reducir a 110 km/h la velocidad en autovías y autopistas para ¡ahorrar energía!

 

Hombre, te lo dicen así, de sopetón, un viernes a la hora de comer después de una interminable semana laboral y, por inercia, entiendes los argumentos de Rubalcaba o, simplemente, te la resbala. Pero, caray, luego le dedicas un par de minutos a pensar en ello, y te entra, como me entró a mí, una mala leche que…

 

Vamos a ver: ¿por qué lo llaman ahorro energético cuando quieren decir aumentar la recaudación [y así compensar las paupérrimas arcas del Estado que el Ejecutivo ha liquidado]?
Porque por mucho que lo quieran disfrazar, la medida de reducir a 110 km/h la velocidad máxima en autovías y autopistas lo único que persigue es recaudar más. La de pringaíllos que caeremos por ir a ¡115 km/h en una autopista!

 

Lo peor es que esta medida no es nueva en España: ya en 1973, en plena crisis del petróleo, el Régimen del General Franco tomó esta misma determinación. La diferencia es que en 1973 el parque móvil en España era insignificante, las autopistas, ridículas, como las ideas de los gerifaltes de la Dictadura, y en 2011 yo me había creído que en España gobernaba un partido de progreso, y progresar es ir hacia delante y no hacia atrás como los cangrejos. ¡Patético!

 

Además, ¿alguien ha demostrado que circulando por autopista a 110 km/h en quinta velocidad a 4.500 rpm con un coche con 12 años de antigüedad –la media española– se gasta menos que haciéndolo en sexta a 130 km/h a un régimen de 2.000 vueltas? ¡Perdón; se me olvidaba que nuestros políticos sólo alcanzaron nivel de bachiller!

 

Si el Gobierno quiere de verdad ahorrar energía basta con que incentive la compra de un coche nuevo con motor eficiente, y así no sólo modernizará el vetusto parque móvil español, sino que, además, ahorrará energía porque se consumirá menos y se emitirán menos gases contaminantes a la atmósfera. Pero, claro, con esta medida no se recauda…

 

Estoy convencido de que la próxima del Gobierno de Zapatero será obligarnos a ir en bici o en burro. ¡Progreso, sí señor!