El blog de Emilio Salmoral
Emilio Salmoral
Si eres de los que piensas que cada 'cacharro' tiene algo interesante. Tu corazón palpita cuando ves una carretera con curvas enlazadas y te emocionas al escuchar un motor a 8.000 rpm. Querido amigo... hablamos el mismo idioma. Aquí charlamos de coches, de conductor a conductor, de aficionado a aficionado y de probador a probador.
22/09/11

El gatillazo de Renault en Estados Unidos

Sí, los 80s fueron los años de Alaska, de los Pegamoides, las cintas Sony HF de 90 o el Walkman. Pero también fue la época en la que Renault pretendió introducirse en el mercado americano. No era la primera vez que lo intentaba, en los cincuenta vendió su Dauphine al otro lado del Atlántico, pero a principio de los ochenta decidió hacerse con el control de AMC. Este fabricante creó (ya no existe como tal) coches como el Pacer (un utilitario a lo americano con motor V8!!), los Nash Metropolitan o incluso los Jeep Cherokee… No era tan poderoso como Ford o GM pero todo parecía perfecto para que los franceses de hicieran su hueco en el mercado yankee.

 

 

 

Por supuesto, se llevaron sus propios productos. ¿Qué era lo más novedoso de Renault en 1982? Te doy una pista, apareció en la película de James Bond Panorama para Matar y era de color azul. Sí, la familia R9-R11. Un breve restyling con algo de cromo, las ópticas del once y por supuesto los obligatorios parasoles gomosos para cumplir la normativa de choque americana. Como puedes ver, el Alliance no era un producto especialmente hermoso (el R9 tampoco lo era mucho) pero Renault siguió insistiendo. Primero con el Encore (un cinco puertas, vamos, un arre11) y después con una versión cabrio en la que luego se inspiraría el R19.

 

 

 

Los inicios fueron prometedores, el Alliance fue el Motor Trend Car of de Year de 1983 pero las cosas no fueran nada bien. Aunque vendieron 200.000 coches en un año, el producto no tenía mucha calidad y el servicio posventa era desastroso. Así que, los chicos de Renault decidieron detener la producción cuatro años más tarde, retirarse a Francia y, de paso, vender AMC a Chrysler. Una década después, llegaría Mercedes para comprar Chrysler, para luego venderla y para caer con los años en las manos de Fiat. ¡La de vueltas que da vida!

No me quiero ir sin dejarte este video este video de la gama AMC Renault de 1985. Sin duda, una aventura que seguramente producirá escalofríos al mismísimo Carlos Ghosn: