El blog de Javier Auza - II Experiencia Bridgestone
Javier Auza - II Experiencia Bridgestone
Probador de la II Experiencia Bridgestone de neumáticos de invierno. SUV.
01/03/13

Mi estación preferida, el invierno

Desde que comenzó el invierno estaba deseando acudir una mañana a Orreaga-Roncesvalles. Estos días de temporal es una de las imágenes más repetidas en los telediarios. La mayor nevada en los últimos 50 años. La nieve se acumula en el Claustro de la Colegiata y quería verlo en persona.

 

Bridgestone BLIZZAK LM-32 lado

 

Un total de 47 kilómetros me separan de mi destino. Conduzco a través de espectaculares parajes naturales de montaña en las estribaciones del Pirineo Navarro. Elijo uno de los días más fríos del invierno para esta excursión. Quiero que las condiciones sean las más exigentes para probar los Bridgestone Blizzak LM-32.

 

El trayecto comienza con unos kilómetros por autovía; los limpiaparabrisas se esfuerzan en retirar el agua-nieve que cae abundantemente. La carretera se encuentra parcialmente cubierta por una fina capa de nieve. Los Bridgestone permiten mantener un ritmo vivo sin dar señales de verse superados por las situación.

 

Desde Olloki tomamos la N-135 hasta Zubiri, donde comienza el ascenso al puerto de Erro, con 802 metros de altura. Tras un suave descenso, enfilamos el puerto de Mezkiritz, con 922 metros. Carreteras secundarias en muy buen estado. Desde aquí mi felicitación al dispositivo foral que esa noche estaba formado por 77 equipos quitanieves. Durante el recorrido tuve la oportunidad de cruzarme con dos de ellos mientras realizaban su dura pero agradecida labor.

 

Bridgestone BLIZZAK LM-32 quitanieves

 

Según vamos subiendo, la nieve acumulada en los laterales de la carretera va cogiendo altura: es el tercer día consecutivo nevando. El firme está húmedo aunque sin nieve, la alarma de hielo activada, la temperatura exterior 3'5º bajo cero. La dirección del BMW y estos neumáticos transmiten fielmente el estado de la carretera. El ritmo alegre pero, sin excesos: detrás de cada curva puede haber una sorpresa.

 

Finalmente llego a mi destino: la Colegiata aparece ante mis ojos cubierta de nieve. Aprovecho para circular por varios caminos rurales que la rodean: nieve en estado puro. Una vez más no encuentro el límite a la capacidad de tracción de los Bridgestone Blizzak LM-32.

 

Bridgestone BLIZZAK LM-32 trasera

 

Esta semana se han cumplido dos meses de la Experiencia Bridgestone y todavía nos queda invierno por delante. Seguiré disfrutándolo al máximo.