El blog de Alfredo Rueda
Alfredo Rueda
05/05/10

No es oro todo lo que reluce

En el día a día recibimos no pocas muestras, dijéramos de "envidia", por el trabajo que realizamos. Sabemos que probar coches es un trabajo muy pasional que a muchos les gustaría tener. Pero no todos son buenos momentos. ¿Por qué lo digo? Acabo de llegar de la presentación nacional del nuevo Toyota RAV4, que se ha realizado en las cercanías de Alcañiz (Teruel), y he regresado con el cuerpo algo "magullado".

 

El caso es que, en una pista embarrada como pocas he visto, el coche se le iba de las manos a mi compañero (en las presentaciones solemos ir dos periodistas de diferentes medios, que nos turnamos al volante) y caíamos por un barranco dando 4 o 5 vueltas de campana y parando unos 30 metros más abajo. Con esto quiero transmitiros a todos los que, en un momento u otro nos tenéis envidia, que en esta profesión también tenemos nuestro nivel de riesgo. Más o menos controlado, eso sí, pero presente siempre que probamos un vehículo para vosotros. Este tipo de accidentes no suelen ocurrir (¡menos mal!), pero todos los que estamos en este "negocio" los asumimos, por lo que es nuestra gran pasión: todo lo que tenga ruedas y gasolina.

 

También quiero hablar del conductor (no voy a decir quién o de qué medio es, pero es uno de los mejores periodistas del motor de España y, por ende, un magnífico probador), ya que no tuvo culpa de nada: no iba excesivamente rápido y no hizo ninguna "pirula" que desembocara en el desastre. Lo segundo es que Toyota, con Rebeca Guillén (jefe de Prensa) y Clara Alberti (directora de Comunicación) al frente, se comportaron con nosotros en todo momento de una forma impecable (¡Gracias!)
 

En resumen, cuando nos volváis a ver en las fotos al volante de un deportivo, un 4x4 o un simple utilitario, pensad que, en nuestras pruebas y en lo que os contamos en las diferentes revistas de la casa, ponemos lo máximo de nosotros mismos. Aunque esto, a veces, nos cueste algún que otro susto.